Loading...

Las nuevas empresas y el marketing responsable

Posted 13 julio By adminBlog Grid 3, Sin categoríaNo Comments

Las nuevas empresas y el marketing responsable

El marketing responsable es un término que cada vez se está extendiendo más entre las empresas que desean generar una serie de valores que van más allá de la creación de empleo y la generación de productos y servicios, porque los nuevos emprendedores saben que la responsabilidad social empresarial (RSE) es uno de los principales activos para que su entidad pueda desarrollarse de manera sostenible en el tiempo.

El lanzamiento de un producto o servicio al mercado, con la ayuda del marketing tradicional, está destinado a ser consumido por un público cuanto más numeroso mejor, sin importar la manera en que se lleva a cabo esa producción y ese consumo. La única premisa es la satisfacción de la necesidades del cliente y el aumento de ingresos de la empresa que genera esos productos de consumo. Sin embargo, el marketing responsable propone un cambio en los valores tradicionales y en la relación entre empresa y consumidor, porque busca la generación de riqueza pero no basado sólo en las leyes del mercado, sino en un desarrollo social que ofrezca como resultado una sostenibilidad que también disponga del nivel competitivo necesario para sobrevivir en el mercado.

El elemento diferenciador del marketing responsable consiste en ofrecer multitud de recursos, no sólo para los consumidores y empresarios, sino para los grupos de interés en general, tejiendo unas relaciones sostenibles entre los diferentes “stakeholders”. De esta forma se diseñan, implementan y evalúan iniciativas de marketing para elevar los beneficios de todos los grupos de interés que puedan participar en el proceso. Lo más importante es que el target no es sólo el cliente final sino también otros grupos implicados que pueden aportar su granito de arena para conseguir un desarrollo sostenible de todo el conjunto.

Para ello es fundamental hacer una valoración completa del impacto medioambiental y social del producto o servicio, tanto en lo referente a la fabricación como a la distribución y a la reacción de las personas que van a hacer uso de él. Una vez calibrado es preciso tomar las medidas oportunas para minimizar estos impactos todo lo posible. Digamos que se debe trabajar en una dirección responsable y ética, buscando el consumo responsable de los clientes, así como la búsqueda de beneficios sostenibles.

En este sentido, un claro enemigo del marketing responsable es el diseño de estrategias para el enriquecimiento rápido, para el consumo y la distribución de productos con una planificación a corto plazo, sin tener en cuenta los elementos más importantes para conseguir un desarrollo sostenido en el tiempo de la compañía. Por tanto es imprescindible comenzar con un cálculo preciso del impacto que nuestro producto tendrá en el medio ambiente y en los agentes sociales que están relacionados con él. Es la llamada Evaluación del Ciclo de Vida (LCA), algo que nos asegura la fiabilidad y credibilidad de nuestra iniciativa para que la empresa pueda obtener un desarrollo sostenible y su margen de negocio aumente año a año con unos cimientos robustos.

Por ejemplo, si alguien quiere montar una empresa de automoción, la estrategia debe centrarse en motores limpios, bajo consumo de combustible y no en plantar un bosque quizá buscando la notoriedad mediática, pero que no añade ningún valor real al negocio. Por tanto para resolver el impacto medioambiental y social es preciso la asociación con los consumidores, distribuidores y proveedores para aplicar las medidas en todas las etapas del proceso, desde el diseño hasta la comercialización del producto.

En cuanto al consumidor, el marketing responsable no sólo debe ofrecerles el valor de la sostenibilidad y el cuidado de la naturaleza, también deben ir asociados al producto otros valores relacionados con el diseño, la durabilidad o la funcionalidad para romper el cliché de que los productos relacionados con el cuidado del medio ambiente son de inferior calidad o tienen diseños pobres.

La campaña de comunicación del producto, una vez lanzado al mercado, debe estar enfocada en estos nuevos valores relacionados con la sostenibilidad y sobre todo llevar a rajatabla una política ética y responsable sobre su producto, de tal forma que si su mensaje es que dispone de un producto o servicio respetuoso con el medio y el desarrollo sostenible, debe disponer de un proceso de producción acorde a esos valores, así como el resto de procesos internos de la empresa (distribución, suministro, comercialización, etc). Estos aspectos pasan a formar parte del producto e influyen de manera directa en la decisión final del consumidor, por tanto hay que cuidarlos al cien por cien para conseguir captar la confianza del cliente.

Por último, es importante remarcar que el marketing responsable y las estrategias enfocadas en esa dirección, implican no sólo a los responsables de cada departamento y a la RSE de la entidad, sino también a la alta dirección y los responsables de marketing, de tal forma que cualquier acción y gestión realizada debe empaparse de los valores relacionados con el producto que ofrecen. Debe estar incorporado al ADN de la marca y de la organización para que la estrategia sea eficaz en su conjunto.

 Previous  All works Next 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR